El Capitán López en el siglo XXIII – Cinco

El departamento Eran escaleras de mármol en blanco y negro. El departamento estaba en el quinto piso. El Capitán abrió la cerradura con una ganzúa y entró sin hacer ruido. Diana cerró la puerta y siguió a López en su escrutinio. El living era pequeño. Los únicos muebles eran un sofá, una mesa ratona y... Leer más →

Cuando te regalan un iPhone

Cuando te regalan un iPhone te regalan un pequeño infierno florido, una brújula, un pedazo de cristal negro desde donde podrás ver el mundo. No te dan solamente un iPhone, que los cumplas muy felices y esperamos que te dure porque es de Apple, no te regalan solamente ese menudo ordenador que te meterás al... Leer más →

El Capitán López en el siglo XXIII – Tres

Segundo encuentro Despertó aturdido. Trató de incorporarse pero la cabeza le crujió como un engranaje de madera. Era la misma habitación, la misma cama. Más allá, la joven tecleaba en un ordenador. - Me imagino que sabe lo que esta haciendo - dijo López, sin moverse. - Trate de descansar - dijo ella concentrada-. Vamos... Leer más →

Crónicas del Arroyo – 10.5

No sé por qué escribo ésta carta. Ni siguiera sé si tendré el valor de mandarla. Será una forma de absolución, solo que no sé quién será absuelto. Me turbó mi conversación con Elsa. Me molestó que tu recuerdo fuera más importante que la muerte de mi padre. Me dolió saber que te habías acostado con ella pero más me dolió saber que ella todavía tenía sentimientos por vos. Elsa me contó detalles porque tal vez esa era la única forma de liberar fantasmas. ¿Cómo voy a exorcizar los míos?

El Feisbuk del Arroyo

Estoy pensando que últimamente mis pensamientos no son muy originales y que tal vez debería mermarle con los postes. Por otro lado creo que esto del Feisbuk empieza a obsesionarme. Imposible sofrenar la posteadera, no vaya a ser que alguno de mis quince amigos se olvide de mí. Pero también hay cuestiones prácticas. Mi contrato estipula que tengo que postear algo en Gaucho Time cada cierto tiempo o el Susodicho tiene el derecho a confiscar mi cheque. Cosa que no es gran cosa, pero es algo… así que ahí va.

El Feisbuk (Segunda Parte)

Estoy pensando que me importa muy poco que Elmer Duffoo haya comentado en el enlace de Roberta Bachmann. O que a Carla Cuevas le guste el enlace de Rey Rolando. O que Marvin Covarrubias haya cambiado la foto de su perfil. Who are these people? ¿Cómo llegaron a mi lista de amigos?

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑