Viento Zonda

Nota del autor: esto va dedicado al estimadísimo Aldo Fabián Perez Moreira, que hace tiempo me preguntó si no tenía algún diálogo para dos personajes... No sé si ésto estará cerca de lo que tenía en mente, pero algo es algo. Saludos.  (Una iglesia de barrio. Un día ventoso. Un foco de cuarenta. Al fondo... Leer más →

Anuncios

Portal del fin del mundo

Debo haber tomado demasiado Alka-Seltzer, porque esta mañana cagué efervescente. Hubo burbujas negras en el retrete y gemidos del fin del mundo. Hubo una masa oscura y amenazante, algo muy parecido a un animal muerto o a una tormenta de verano. Mi mujer me ha prevenido acerca de las virtudes del Alka-Seltzer. Aunque probablemente esta... Leer más →

El momento de la nevada

No sé por qué me gustan las nevadas. Después de veinte años, me imagino que tendría que haber algo de fatiga. Una especie de humedad metafísica en la suela de los zapatos. ¿Metafísica? Sí, tamaña palabrita, pero no hay otra. Hay un espacio álgido en la nevada, y es raro, porque en ese momento uno... Leer más →

Se busca mujer bonita, cariñosa, comprensible…

Revisando en mis archivos encuentro esta nota. Esto es de cuando teníamos una edición impresa y un cliente nos dejó el encargo para que apareciera en los clasificados. Esto es tal cual, no agrego ni quito nada. Yo sería incapaz de inventar algo por el estilo. En algún momento dudé en preguntar: ¿Está seguro de que no... Leer más →

Cambie su café, please!

No problema, le dije al man. Mejor vamos afuera que así te explico. Así fue que terminó la conversación. O más o menos así. El «man» en cuestión era mi estimado amigo Rufino Roca, de Café Orgánico; esa compañía de café donde uno cambia el café y el café le cambia la vida a uno. Pero... Leer más →

Carta a un amigo del Feisbuk

Estimado Fabricio, Te escribo para informarte que nuestra amistad ha llegado a su fin. Al principio, debo admitir, me emocionó encontrarte en el Feisbuk. Pero poco a poco tus pequeñas idiosincrasias (cosas que hace años me parecieron divertidas) comenzaron a irritarme sobremanera. No me tomó mucho tiempo darme cuenta de que eras un pelotudo. A... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑