Windows Vista vs. Mac OS X

Windows Vista, el nuevo sistema operativo de Microsoft, enfrentaba dos problemas serios con su debut.
Primero tenía que ser una versión lo suficientemente revolucionaria como para justificar los retrasos de casi seis años. Segundo, tenía que hacerle frente a su principal competidor en el mercado: Mac OS X, que según el eslogan de Apple es el “Sistema Operativo más avanzado del planeta.”
La primera parte del dilema está resuelta. A pesar de todo, Windows se va a vender como siempre se ha vendido. Las fluctuaciones de la bolsa de valores, la guerra de Iraq, el precio del petróleo, las infortunios del .dll desaparecido o la existencia de sistemas operativos más modernos, no van a interferir con su asimilación voraz del mercado.
En cuanto a la segunda parte… digamos que Vista ha tomado prestados varios elementos de Mac OS X y los ha revestido de su ideal corporativo. Como resultado Vista se ve veinte veces mejor que Windows XP, pero sin embargo la “experiencia del usuario” deja mucho que desear.
Mac OS X es eficiente y silencioso. Se oculta tras bambalinas nos deja trabajar tranquilos. Si conecto un teclado el sistema lo reconoce y lo pone a funcionar. Windows en cambio, tiene que avisar que el teclado ha sido activado y que está funcionando. Lo mismo si conectamos un disco duro externo, con solo ver la imagen montada en el escritorio sabemos que el disco está listo. Solo cuando algo no funciona como es debido aparece un mensaje de OS X.
Windows es… en fin, un sistema hiperactivo que abusa del chocolate y la cafeína. Todo el tiempo tiene que informarnos lo que está haciendo. Y constantemente cuestiona nuestra habilidad frente al teclado. ¿Está seguro que quiere mandar ese archivo al tacho del reciclado? ¿Está seguro de que quiere vaciarlo? ¿Está seguro que quiere conectar a ésta red inalámbrica? Mire que no está asegurada.
¡Coño! ¡Por supuesto que no es segura! ¡Si estoy usando el router del vecino!
En otras palabras, en una Mac se puede trabajar por horas y hasta días sin tener que interactuar directamente el sistema. Con Vista, eh… eh… eh… el sistema operativo demanda atención constante.
Otro problema que tiene Windows Vista es el síndrome de: “¿Y ahora cómo se hace esto?”
A pesar de las repetidas notificaciones de Vista, hay veces que es difícil encontrar información básica. Por ejemplo, en Windows XP hay un panel de control que se llama Add and Remove Programs. No es nada elegante pero es directo. Uno sabe para qué sirve, no hay que andar adivinando. Agrega o remueve programas, punto.
¿La versión de Vista? Programs and Features.
Er… ¿Cómo dijo? ¿Y eso con qué se come? El nombre realmente no da muchas pistas… aparte de que se trata de programas y… ¿características? ¿Cómo se traduce features? Sin embargo Add Hardwarees el mismo en las dos versiones.
Otro ejemplo: en XP uno ajusta las opciones de pantalla usando el control Display. Claro y conciso. En Vista esto mismo está enterrado bajo Personalization. Debe ser porque cuando uno quiere cambiar la resolución de la pantalla eso es lo primero que nos viene a la cabeza. Personalizar.
Podría seguir adjuntando ejemplos pero la idea es esa. Al nivel del la interfase del usuario, Vista más a menudo es diferente en vez de ser mejor. Aún así, debo admitir que Vista es una gran mejora con respecto a Windows XP. Aunque esto podría ser un comentario sobre lo lamentable que era XP.
En cuanto a seguridad, uno de los problemas que se han tomado más seriamente en ésta encarnación de Windows… el veredicto está por verse. A primera vista el sistema es más restringido y en algunos casos hasta molesto. Los cambios en Internet Explorer son los que ponen en evidencia el rumbo de la metamorfosis, pero en muchas ocasiones las restricciones son frustrantes. El bloqueo de pop-ups en el Explorer en algunos casos impide que se abran hasta las ventanas más inofensivas. La solución más evidente pensé que era deshabilitar el sistema de bloqueo de pop-ups, pero ni aún así el Explorer me permitió llenar los formularios.
Luego de un par de encuentros con éste problema volví a usar Firefox, que sigue siendo uno de los navegadores más sólidos en cualquier plataforma.
Autorizar para instalar. Eso es algo es estándar en Mac OS X y en cada una de las versiones de Linux que circulan el planeta desde tiempos inmemoriales. Uno necesita la clave de administrador para poder hacer cambios al sistema. Esto tiene el doble propósito de hacer más difícil que yo accidentalmente dañe mi sistema e impedir que un tercero introduzca un código malicioso. Para instalar un programa hay que digitar la clave, y si no tenemos la clave ni siquiera el acceso físico al computador es suficiente.
¿En Windows Vista? Aparece una ventana que pregunta: “¿Está seguro de que quiere hacer esto?” Y luego un par de botones, Aceptar oCancelar. Esto más que seguridad parece una broma. Cualquiera que se siente frente a mi computador puede efectuar cambios al sistema e instalar programas. Solo basta Aceptar y menos de dos minutos mi suegra podría bajar un programa de Internet e infectar el sistema con un virus pornográfico.
Resumiendo, Vista vs. Mac OS X es como hablar de Revolución vs. Evolución. Es una actualización masiva que debe competir contra casi seis años de progreso de sus competidores, contra una estrategia muy pulida de actualizaciones regulares que han mantenido a OS X a la vanguardia. La estrategia de Apple ha sido la mejor y esto es algo que Microsoft ha admitido a regañadientes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: